Sociedad Suscriptores
Privatización del agua a la vista

Nombre de dios

Poderosas constructoras insisten en construir una potabilizadora sobre el Río de la Plata, por lo cual se da la espalda a las soluciones encaminadas –y mejor fundadas– para abastecer el área metropolitana. La trayectoria del gerente general de OSE, partidario de la iniciativa, siembra dudas sobre su motivación.

Arturo Castagnino en la Planta Potabilizadora de Consorcio Alto Cayma en Arquipa, Perú. Linkedin Arturo Castagnino

Como si pusiera en jaque al rey en una jugada inesperada de una partida de ajedrez, el presidente Luis Lacalle Pou anunció durante su discurso en la Asamblea General un proyecto de «vital importancia» que costaría 200 millones de dólares: el Neptuno. La iniciativa, que surge de empresas privadas de renombre como Saceem, Berkes, Ciemsa y Fast –nucleadas en Consorcios del Agua–, supone una nueva captación de agua desde el Río de la Plata, una nueva planta potabilizadora que se construirá entre Arazatí y Bocas del Cufré (San José) –que complementaría a la de Aguas Corrientes– y una tubería de aducción de más de 80 quilómetros de longitud.

El desabastecimiento de agua en la capital y sus alrededores no es noticia. El exministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro advertía de la situaci...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
Con el secretario general de la FFOSE, Nicolás Ferreira

«El proyecto Neptuno no es un plan B»

La privatización del agua1

Déjà vu