Palabras amordazadas - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Palabras amordazadas

Las cartas escritas por mujeres en la cárcel y el exilio comprenden un subgénero epistolar que forma parte de una amplia tradición. ¿Por qué se publican cartas que fueron pensadas en situaciones excepcionales y para un solo lector? ¿Cuál es el lugar de esos documentos personales en la escritura de la historia uruguaya reciente?

Con respecto a lo vivido por ellas durante la dictadura, las mujeres uruguayas habían guardado un casi total silencio, hasta que en 1997 se realizó una reunión de alrededor de trescientas ex presas políticas del penal de Punta de Rieles y se propuso un trabajo colectivo de reconstrucción de la memoria. En el año 2000 un grupo que venía reuniéndose en talleres hizo una amplia convocatoria que alentaba a escribir “lo que vivieron, lo que sintieron, lo que no deberíamos olvidar sobre los años de dictadura”. El proceso avanzó hasta la publicación de los tres tomos de Memorias para armar (2001, 2002 y 2003), un rompecabezas valiente y complejo que a pesar del dolor se pudo recuperar. En forma simultánea comenzaron a aparecer libros testimoniales de ex presas políticas que respondían con la pala...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Una red de empresas integrada por uruguayos fue investigada en Paraguay por lavado y contrabando de cigarrillos

Cenizas quedan

Edición 2009 Suscriptores
Un alto a la concentración en la industria frigorífica

El marronazo

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2009 Suscriptores
Fuertes reclamos en el sistema judicial por el derecho a la maternidad

Siempre de turno

Edición 2009 Suscriptores
Encrucijadas ambientalistas

Antes de que caiga el telón