Parece un cuento oscuro - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Parece un cuento oscuro

Con “Lisario o el placer infinito de las mujeres”, Antonella Cilento (Nápoles, 1970) abre los postigos al Nápoles español de mediados del siglo XVII con un diálogo místico. Si bien el núcleo temático es grave, la autora logra que el autoritarismo y los abusos brillen absurdos.

Lisario o el placer infinito de las mujeres, de Antonella Cilento. Alfaguara. Buenos Aires, 2015. 336 págs.

“Y, puesto que no se me escucha, dormiré, como después de la escabechina del cirujano: días, semanas, meses y años, y nunca jamás, lo juro por estos dedos y esta cruz y escupo por el suelo, ¡nunca jamás despertaré!”

Antonella Cilento (Nápoles, 1970) abre los postigos al Nápoles español de mediados del siglo XVII con un diálogo místico y una promesa imposible (la cita corresponde a una de las cartas de la joven protagonista –Lisario– a la virgen María antes de, efectivamente, recostarse a dormir).

En su infancia Lisario había importunado a familia y sirvientas con su canto y su parloteo, ya en su nacimiento se la había abofeteado para que callara. A los 11 años un cirujano debió realizar una intervención en su garganta, castrándola de su voz, lo cual derivó en el cumplimiento del mand...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2008 Suscriptores
El «caso Spektorowski» y sus derivaciones

Cuestión de límites

Edición 2008 Suscriptores
Oficialismo apura nueva ley a medida de los grandes medios de comunicación

Haz lo que yo digo

Edición 2008 Suscriptores
Pereyra, el Álvarez Cortés y el revival de los dos demonios

Acá no pasó nada

Edición 2008 Suscriptores
Desregulaciones en el sector de transporte terrestre de carga

Rutas de nadie

Edición 2008 Suscriptores
Zelmar Michelini en 1972

Antes de febrero