Pedro, de la 30 - Brecha digital
Edición 1480 Suscriptores

Pedro, de la 30

A veces nos cruzamos. Alguno saluda imperceptiblemente, vestido de policía. Luisito baja del andamio con aplomo y arma un cigarro. Siempre pregunta por la familia. El Soplete pide tabaco, se recuesta en el contenedor que ha estado revolviendo, y reponiéndose del pastulín que es durante la mayor parte del día, se endereza y recupera los ojos sabios que tuvo siempre. Repasa qué ha sido de los amigos y constata que Pedro ya no está. Hace veinte años eran los noventa y nos aburríamos todos los invocados delante de la misma boca, obligados a la amistad, mientras bajaba el sábado, esperando el desembarco, la nave pretenciosa y fugaz que descargaría verdes ladrillos, bajo los paraísos de la calle 30. inve, ch 16. Malvín Norte. Canal 4 todavía no sabía: cada día un vecino resultaba desplumado. Cu...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Teatro. En El Galpón: Tres versiones de la vida

A ciencia falsa

Edición 1941 Suscriptores
La demanda por daños climáticos contra una de las cementeras más grandes del mundo

Goliat de hormigón

Cultura Suscriptores
Diálogos sobre la mente entre artistas visuales y científicos uruguayos

Encuentros en los confines del misterio

Edición 1941 Suscriptores
La ocupación de Palestina y sus «ciclos» de dolor

Morir en Jerusalén

Edición 1941 Suscriptores
Comienza el segundo proceso constituyente en Chile

Los cabos del amarre