Pelota dividida - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

Pelota dividida

Según el hombre que cuida los números de la AUF, estamos ante un “momento histórico”. Si es así, no sólo se debe a que vuelven a manos de la asociación buena parte de los “activos intangibles” que controlaba Tenfield, sino a que la intervención de jugadores que se han propuesto recuperar el derecho sobre su propia imagen, parece estar alterando una correlación de fuerzas que hasta hace poco lucía inconmovible.

Había una vez una empresa, Tenfield, y una asociación civil, la Asociación Uruguaya de Fútbol (Auf), dos entidades privadas. En 1998 firmaron un contrato por la televisión del fútbol uruguayo. En letra negra se estampaba una impronta en el negocio del fútbol local que parecía destinada a durar eternamente, sostenida por la convergencia de las voluntades políticas de la dirigencia y las comerciales de los empresarios del momento.

La empresa de la T se aseguró así una lista larguísima de derechos hasta 2021 para exhibir fútbol local, incluso en plataformas que aún no se diseñaron, y manejar aspectos que se conocen como “activos intangibles”, entre los que se encuentra el patrocinio deportivo y los símbolos de la selección (véase Brecha, 5-X-12).

En 1998, Luis Suárez, el mejor delantero...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia