Pena es mi paz – Brecha digital
Cultura Suscriptores

Pena es mi paz

“Madres imperfectas”, el primer libro que publica Mónica Cardoso, de profesión abogada y especializada en familia y violencia doméstica, comparte desde el título esa manera descontracturada de rebeldía.

Madres imperfectas, de Mónica Cardoso. Ediciones del Caballo Perdido, Montevideo, 2016. 103 págs.

Madres imperfectas es el primer libro que publica Mónica Cardoso, de profesión abogada y especializada en familia y violencia doméstica, una experiencia que ha dejado su huella en las historias que cuenta. No es un libro de militancia, sin embargo, sino uno de delicada y queda intimidad. Tampoco parece azaroso que, antes de que acabe marzo, se hayan presentado estos relatos que se reconocen y entienden con nuevas formas de la sensibilidad femenina y con un modo más sesgado de expresar una temática de género. La semana pasada se inauguró el ciclo de cine “Dos mujeres hablan”, diseñado de acuerdo al curioso test de Bechdel que exige a las películas las tres simples condiciones que pedía un personaje de historieta para decidir su ida al cine: que en la película hubiese al menos dos mujeres, q...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Uruguay Suscriptores
Documentación uruguaya en manos de la Justicia argentina

Los vuelos de 1978 y los «traslados» de los GAU

Uruguay Suscriptores
El aumento de la pobreza infantil y la falta de respuestas

Nieblas y neblinas

Uruguay Suscriptores
La dualidad de criterios del MIDES y el ataque a las ollas populares

Una olla a presión

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»