Cultura Suscriptores

Picaresca fernandina

“Los trabajos del amor”, una novela que imbrica el policial con la picaresca y el registro naturalista con las irrupciones alucinadas, cuasi fantásticas, en una muy hábil y abigarrada organización narrativa.

Los trabajos del amor, de Damián González Bertolino. Estuario. Cosecha Roja. 286 págs.

“(…) éramos caballeros de rapiña”, afirma uno de los epígrafes con que abre Los trabajos del amor, y son palabras de El buscón, de Quevedo. El otro pertenece a Cyril Connolly en La tumba inquieta, y aventura que “La irrealidad es lo que nos aleja de nosotros mismos, y la mayoría de los placeres son irreales”. Dos citas inteligentemente elegidas para una novela que imbrica el policial con la picaresca y el registro naturalista con las irrupciones alucinadas, cuasi fantásticas, en una muy hábil y abigarrada organización narrativa. Aunque poco ortodoxa, sigue tratándose de una novela policial, y por eso Las trampas del amor ha ido a engrosar la cada vez más abultada colección Cosecha Roja, de Estuario. Como se advierte en esta edición, los primeros capítulos del libro fueron apareciendo por e...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
La narrativa breve de Mónica Ojeda

A(r)mar lo desarmado

Cultura Suscriptores
Amanda Berenguer sonora

Multiplicador del sol/voz

Sociedad Suscriptores
Diferencias entre MI y fiscales respecto a delitos cometidos por policías

Fricciones

Sociedad Suscriptores
Inundaciones, plombemia y ausencias en el barrio Alfonso Lamas

Vidas en pasaje