Pintoresquismo - Semanario Brecha
Edición 1583 Suscriptores

Pintoresquismo

Por uno de esos inexplicables giros que en Cuba puede tomar prácticamente cualquier acontecimiento, de un par de semanas a la fecha Barack Obama se ha convertido en el terror de los perros callejeros de La Habana.

La razón no podía ser más peregrina: la capital cubana se preparaba para recibir al primer presidente estadounidense que la visita en casi noventa años, y a algún sesudo funcionario se le ocurrió la idea de acabar con cuanto animal vagabundea por la ciudad.

Como era de esperar, la decisión ha motivado numerosas críticas y hasta algún que otro artículo de la prensa alternativa, pero continuó su marcha hacia el que ya unos cuantos denominan como el “Día B”. Por cambiar, La Habana la ha emprendido hasta con su añejo parque de béisbol, que en octubre próximo cumplirá 70 años y vivió jornadas frenéticas para ponerlo a punto para el juego entre el equipo nacional y una selección de grandes ligas. Para mayor dramatismo, la primera pelota sería lanzada por el propio Obama.

En Cuba, Obama pla...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia