El placer de la mirada y las palabras

Alfaro, crítico de cine.

En el Festival de Cine de San Pablo (1954), junto a Homero Alsina Tevenet, José María Podestá y Carlos María Gutiérrez

Escribir de Alfaro como crítico de cine. Menuda tarea. Sobre todo para quien comenzó a interesarse en el cine como algo más que el obligado y apasionante entretenimiento de cada domingo, y en la crítica de cine en particular, gracias a la pluma de Hugo Alfaro.

Tamaña deuda es difícil de saldar, y hará falta, quizá, ubicar el desconcierto de los que llegamos a la veintena en los años sesenta. El lenguaje del cine cambiaba vertiginosamente por entonces, las nuevas olas eran sucedidas por olas novísimas, el cine europeo, con refinamiento y complejidades varias, desafiaba el reinado de Hollywood, y los jóvenes de entonces fuimos inmisericordemente catapultados desde las jocundas “cowboyadas” y pícaros musicales de unos días antes a los suntuosos pliegues de Antonioni, los cerebrales ejercic...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados