Portugal, la nueva línea de frente en Europa - Semanario Brecha
Edición 1563 Suscriptores

Portugal, la nueva línea de frente en Europa

Las pasadas elecciones legislativas portuguesas fueron ambiguas: el partido más votado fue el socialdemócrata, pero aun sumado a su tradicional aliado conservador no alcanza a tener mayoría absoluta en el parlamento. Sí la tienen en cambio los tres partidos de izquierda sumados (socialistas, comunistas y el más radical Bloque de Izquierda).

Foto: AFP, Patricia de Melo Moreira

Después de la toma de posesión del nuevo gobierno dirigido por el primer ministro Pedro Passos Coelho, el martes, en una alianza tradicional entre el Partido Social Demócrata (Psd) y el Centro Democrático Social (Cds), los portugueses deberán aguardar por lo menos diez días hasta saber si la alianza cuaja o no. Es que en el parlamento ambos partidos de derecha no consiguieron la mayoría absoluta que sí tienen, reunidos, todos los partidos de la izquierda (el Socialista, el Comunista y el Bloque de Izquierda). El lunes 9 es probable que las fuerzas de izquierda voten en el parlamento una moción de rechazo al primer ministro, que caería. El presidente de derecha, Antonio Cavaco Silva, tendrá entonces tres posibilidades: mantener de todas maneras a Passos Coelho al frente del gobierno en la p...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1984 Suscriptores
Avances, vacíos y disputas en torno a la ley de financiamiento de partidos

Vamos a la tanda

Edición 1984 Suscriptores
Informe: ¿Cuál fue el costo de la pandemia para las mujeres?

Detrás de un laboratorio patriarcal

Edición 1984 Suscriptores
El viraje en las políticas de seguridad del gobierno

Cambio de planes

Edición 1984 Suscriptores
La extrema derecha europea, a sus anchas

El ruido de las botas y el silencio de las pantuflas