Presente continuo

Creo que con todo lo que ha pasado en las últimas
semanas, en las que las declaraciones de Gavazzo en el Tribunal de Honor y sus
múltiples consecuencias políticas pusieron de manifiesto, una vez más, la larga
historia de silencios, complicidades, encubrimientos y provocaciones del
aparato militar, es imposible pensar en otra cosa que en la impunidad. Recuerdo
que durante mucho tiempo, cuando apenas tenía idea de qué había sido la
dictadura y qué habían hecho los militares, pensé que la impunidad era
solamente la falta de justicia penal sobre quienes habían secuestrado,
torturado, asesinado y desaparecido gente. Impunidad era, digamos, que los
militares no estuvieran presos por todas las atrocidades que habían cometido.

Me llevó años, lecturas, marchas del
silencio, charlas con gente qu...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados