Cultura Suscriptores
El viaje y la ficción

Protocolos para hoteles literarios

¿Qué escritor o escritora no se inspiró alguna vez en la habitación o el bar de un hotel? ¿Cuántos encontraron en esos escenarios la trama de una novela, el germen de un cuento, los versos de un poema? Trenes, barcos, aeropuertos, cafés: la historia de la literatura reinventa sus decorados y a veces los convierte en personajes.

Janis Joplin en la puerta del hotel Chelsea PinterestLaforce, David Ghar

Lugar o no lugar, el hotel –albergue, posada, pensión, burdel– es un cruce de caminos susceptible de convertirse en un teatro fascinante, donde amar, soñar, escapar o morir. Como si atravesar la puerta de un hotel favoreciera un cambio de rumbo, el acceso a otra realidad, la ocasión para fingir ser aquello que no somos. Testigos de peripecias vitales apremiantes, misterios y excentricidades, entre sus paredes nacieron algunas de las páginas más recordadas de la literatura y emprendieron el último viaje muchos autores que serían inmortales.

La estadía en un hotel es percibida como un quiebre en la cotidianidad y está vinculada al rito del viaje y a la búsqueda. En ese sentido, es un modelo narrativo privilegiado, una figura de deseo que depara tragedias y alegrías. Está quien da la vuel...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados