Prueba superada - Semanario Brecha
Edición 1630 Suscriptores

Prueba superada

Tras un crudo proceso precongresual, Pablo Iglesias se consolidó como principal referente de Podemos. Sus tesis de recuperar el espíritu original de esta formación, nacida al calor del 15-M, consiguen el apoyo de la mayoría de los inscriptos de su partido.

Pablo Iglesias durante el congreso de Podemos, el 11 de febrero / Foto: Afp, Pierre-Philippe Marcou

Algunos pronosticaban relámpagos, truenos, lluvias y tornados, pero todo se quedó en algunos nubarrones. Ha pasado el fin de semana clave, y Podemos no se ha fracturado. El nuevo partido de la izquierda española, surgido al calor del movimiento de indignados, de las plazas ocupadas y del ya mundialmente conocido 15-M, acaba de vivir uno de los momentos más convulsos de su corta historia. Tras varias semanas de intensos y acalorados debates, sus principales referentes encabezaron el segundo congreso estatal del también denominado “partido de los círculos”. De hecho, todo salió redondo para Pablo Iglesias, su fundador y rostro más conocido.

El interés –tanto dentro como fuera del partido– era enorme. Pusieras la tertulia que pusieras, había dos opciones: o estaba Pablo Iglesias, o estaban...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2008 Suscriptores
El «caso Spektorowski» y sus derivaciones

Cuestión de límites

Edición 2008 Suscriptores
Oficialismo apura nueva ley a medida de los grandes medios de comunicación

Haz lo que yo digo

Edición 2008 Suscriptores
Pereyra, el Álvarez Cortés y el revival de los dos demonios

Acá no pasó nada

Edición 2008 Suscriptores
Desregulaciones en el sector de transporte terrestre de carga

Rutas de nadie

Edición 2008 Suscriptores
Zelmar Michelini en 1972

Antes de febrero