Mundo Suscriptores
Tras el cambio de mando en Angola.

Renovación en la continuidad

José Eduardo dos Santos, quien armó una estructura de poder y riquezas alrededor de su familia, ve con resignación cómo su partido, el Mpla –que gobierna desde hace más de 40 años– y su sucesor, João Lourenço, la están deshilachando. El nuevo presidente y hombre de aparato promete terminar con la corrupción pero también liberalizar la economía del segundo país petrolero de África.

El entonces presidente de Angola, José Eduardo dos Santos (izq) y João Lourenço, durante la campaña electoral en Luanda, el 19 de agosto de 2017 / Foto: Afp, Marco Longari

Lo que está sucediendo en Angola actualmente tiene no pocos puntos de contacto con lo que pasa en Zimbabue: un dirigente todopoderoso entronizado en el poder hace 38 años, protagonista de las luchas anticolonialistas y que ejerció el gobierno apoyándose en un clan –político y familiar–, está abandonando la escena política en el marco de una transición dentro de los límites del “sistema”. En Harare la transición se está dando a partir del desplazamiento del antiguo hombre fuerte Robert Mugabe, un movimiento iniciado por un golpe de Estado incruento, seguido de una corta prisión domiciliaria del líder y culminado con su renuncia–; en Angola, el presidente José Eduardo dos Santos ya había pasado la posta a un fiel entre los fieles que no resultó serlo tanto, João Lourenço, que ganó las elecci...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados