Mundo Suscriptores

El retorno de los mercenarios

Apuntes sobre el neomedievalismo.

Contratistas de la firma de seguridad Blackwater en Bagdad, el 2 de julio de 2015 / Foto: Afp, Ahmad Al-Rubaye.

El Estado-nación ya no monopoliza el uso de la fuerza ni pretende ser el proveedor de servicios sociales y asistencia humanitaria. El ejercicio de la violencia y de la benevolencia se privatiza con alianzas coyunturales de mercenarios y organizaciones no gubernamentales.

En 2000 la actriz estadounidense Mia Farrow, distinguida con numerosos honores por su militancia humanitaria en África, fue designada embajadora de buena voluntad del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). Ocho años más tarde, frustrada por la incapacidad de la llamada “comunidad internacional” para detener el genocidio en Darfur, Farrow se puso en contacto con la firma de mercenarios Blackwater para una intervención humanitaria.

“Blackwater tiene una idea mucho más clara que los gobiernos occidental...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Lo que admite y lo que oculta Francia sobre el genocidio ruandés

La solución final africana

El coronavirus llega al este africano.

Distintas prioridades