Robots del mundo, uníos

En China hay “sólo” 30 robots cada 10 mil trabajadores, frente a 437 en Corea del Sur, 323 en Japón, 282 en Alemania y 152 en Estados Unidos. La producción creció con muchos menos empleados y se evitaron los conflictos: los robots aún no entienden de huelgas ni de condiciones laborales.

Robots en la industria automotriz

Fue la industria automotriz la primera en dar un paso sin retorno. Comenzó a introducir robots en sus plantas de montaje. En la década de 1960 los obreros del mundo hicieron temblar los márgenes de ganancia de los grandes capitalistas con una gama infinita de formas de lucha, desde el individualista hacer cebo hasta la huelga con ocupación de fábricas.

La respuesta patronal llegó luego de algunos años. Se trataba de hacer de­saparecer a estos díscolos trabajadores manuales. En el Tercer Mundo lo hicieron de forma brutal. Unidades militares se instalaron en las grandes plantas donde capataces y soplones marcaban a los militantes para que fueran secuestrados por los uniformados, como sucedió en varias fábricas argentinas, devenidas desde el Cordobazo de 1969 en la punta de lanza del activismo obrero.

En el Norte las cosas fueron más suaves pero no menos eficientes. Primero fue la automatización, luego el “toyotismo” y la masiva incorporación de robots, dejando fuera a millones de trabajadores. La producción creció con muchos menos empleados pero, sobre todo, se evitaron los conflictos. Los robots aún no entienden de huelgas ni de condiciones laborales.

La agencia Xinhua informa que en China hay “sólo” 30 robots cada 10 mil trabajadores, frente a 437 en Corea del Sur, 323 en Japón, 282 en Alemania y 152 en Estados Unidos. Llama la atención que la primera industria del mundo haya incorporado diez veces menos robots que las fábricas de sus competidores. Pero es más llamativo aun el retraso tecnológico de la industria estadounidense frente a la de sus competidores.

La Federación Internacional de Robótica informa que en 2017 los robots en China serán más del doble que los actuales. “Las empresas están obligadas a invertir cada vez más en robots para ser más productivas y elevar la calidad de sus productos”, dijo Gudrun Litzenberger, secretario general de la federación con sede en Fráncfort.

China posee ahora la cuarta parte del mercado mundial de robots, frente al 60 por ciento que ostenta Japón, el país más avanzado en la materia. Como en otros rubros, China crece a un ritmo geométrico, sobre todo en el área automotriz. Es el mercado de automóviles más grande del mundo y el mayor centro de producción.

En 2000 China fabricaba 2 millones de vehículos por año. En 2014 superó los 23 millones. En 2000 Estados Unidos producía 12 millones de unidades, una cifra que aún no logró superar luego del colapso de 2008. Los principales fabricantes del mundo están ampliando velozmente la instalación de robots, incluyendo a los gigantes de la industria electrónica, como Foxconn, productor de los iPhones y iPads, y que fabrica los suyos propios.

Artículos relacionados