Saber de verdad - Brecha digital
Cultura Suscriptores

Saber de verdad

De los músicos brasileños vivos que nunca actuaron en Uruguay, ninguno es más relevante que Marisa Monte. Esa ausencia será subsanada finalmente a partir de hoy viernes, en la primera de tres funciones (con entradas ya agotadas) en el auditorio Adela Reta.

Marisa Monte. Foto difusión

Marisa Monte es lo más cercano a una unanimidad en su generación en Brasil. Pese a la admiración generalizada por su trabajo, quizá nunca se la dimensionó debidamente. Porque es mucho más que una excelente cantante en la generosa tradición de cantantes mujeres de la Mpb. Sus virtudes como intérprete, más su concepto de la música, más la sagacidad con que llevó su carrera, suman la fuerza que más contribuyó a la sobrevida de dos décadas que tuvo esa misma Mpb, que a fines de los ochenta parecía agotada.

Ella empezó a actuar regularmente en Rio de Janeiro en 1987. Ya en 1988 era toda una estrella: sus espectáculos agotaban localidades con días de antelación, la invitaban a la televisión, empezó a presentarse en otras ciudades. Su repertorio mezclaba canciones de los repertorios de Titãs, ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera