Edición 1582 Suscriptores

Sabores concentrados

Parece indiscutible que este país hace vinos buenos y hasta muy buenos. Paradójicamente, mientras el mundo y los propios uruguayos nos hemos ido convenciendo de esto, la superficie de los viñedos nacionales no ha parado de decrecer y es fácil imaginar quiénes quedan afuera. Sin embargo, podría no estar todo dicho.

Foto: Manuela Aldabe

Cerca del mediodía el cielo se había encapotado. “Siempre es así; empieza la vendimia y llueve”, comentó un parroquiano en un boliche de Los Cerrillos adonde el periodista arribó preguntando cómo llegar “a lo de Lorenzú”.

Era una fija que el hombre no había salido del boliche en todo el verano. Mucho sol y poca agua fueron la característica de la temporada y se nota en los racimos que cuelgan como ubres negras en las vides que en la vuelta de este pueblo hay por doquier.

El principal problema del viticultor siempre han sido las pestes que la humedad favorece. “A veces no importa que llueva mucho, si después limpia y sale el sol. Lo peor son varios días de garúa. O los rocíos fuertes que está habiendo ahora, cuando ya no seca tanto”, explicaría después Alejandro Marichal, que tiene vi...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Homenaje a Circe Maia

Poemas que reverdecen

Cultura Suscriptores
Figuras caninas en la narrativa breve uruguaya

A otro perro con ese cuento

Críticas Suscriptores
Otro libro de Fernando Peláez

Días de música

Sociedad Suscriptores
Intereses particulares detrás de proyecto sobre la franja costera

En nombre de la Constitución

Sociedad Suscriptores
El cinco estrellas de Rocha

Corte boutique