“Saer no escribía borradores” - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

“Saer no escribía borradores”

La publicación de “Ensayos”, del que damos en esta entrega dos adelantos, está prevista por Seix Barral para setiembre. Será el cuarto y último tomo de la serie “Borradores inéditos” de Juan José Saer, que ya ha dado a conocer dos volúmenes de narrativa y uno de poesía. Aquí la entrevista con Julio Premat.

Julio Premat

La dirección editorial del proyecto estuvo a cargo de Julio Premat, crítico y ensayista argentino radicado en Francia y especialista en la obra de Saer, que trabajó durante cuatro años junto a un equipo de investigadores. Premat es autor de La dicha de Saturno. Escritura y melancolía en la obra de Juan José Saer (2002) y fue responsable de las ediciones críticas de Glosa y El entenado en la colección Archivos de la Unesco. En 2009, en un libro original –Héroes sin atributos– dedicado a estudiar media docena de “figuras de autor” del elenco canónico argentino, dedicó un capítulo a Saer, cuya figura percibió como la del escritor “borrado”, invisible, que sólo desea dejar una obra. Ahora, como responsable del archivo del escritor, Premat responde a Brecha sobre ese Saer recuperado que agranda...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia