Sálvese quien pueda - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

Sálvese quien pueda

El gobierno de Rousseff se desmorona tras su vinculación directa con el escándalo de Petrobras. No sólo su equipo se ha visto afectado, también el ex presidente Lula. Mientras, en las calles crece el sentimiento antipolítico y se abre el camino para que nuevos mesías salvadores de la patria intenten tomar el relevo.

Protestas del 13 de marzo en Rio de Janeiro / Foto: AFP, Christophe Simon

En la última semana el gobierno de Dilma Rousseff sufrió uno de los más duros reveses de su segundo mandato. El domingo manifestaciones multitudinarias dejaron claro que querían sacar a la presidenta. El martes las declaraciones de Delcídio Amaral, ex representante del PT en el Senado, dieron las razones que faltaban para que las calles estén más cerca de su objetivo.

Por primera vez la presidenta fue directamente vinculada al escándalo de la Operación Lava Jato, acusada por su compañero de partido de obstruir dicha investigación, ofreciéndole dinero a través del ex ministro de la Casa Civil Aloizio Mercadante para que no delatara a los directores de dos de las constructoras investigadas. Dicen en Brasilia que al enterarse de la noticia Dilma se quedó sin palabras, y tras unos minutos, ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2008 Suscriptores
El «caso Spektorowski» y sus derivaciones

Cuestión de límites

Edición 2008 Suscriptores
Oficialismo apura nueva ley a medida de los grandes medios de comunicación

Haz lo que yo digo

Edición 2008 Suscriptores
Pereyra, el Álvarez Cortés y el revival de los dos demonios

Acá no pasó nada

Edición 2008 Suscriptores
Desregulaciones en el sector de transporte terrestre de carga

Rutas de nadie

Edición 2008 Suscriptores
Zelmar Michelini en 1972

Antes de febrero