Nuevos caminos de aquella vieja ruta – Brecha digital
Se estrena Un sonido, de Nicolás Guazzone

Nuevos caminos de aquella vieja ruta

DIFUSIÓN

En su afiche, el nuevo trabajo del músico uruguayo se presenta como «una ópera experimental», y esa definición esconde varias pistas acerca de su interesante propuesta.

La forma ópera lleva en su núcleo una tradición harto longeva, lo que supone que algo debe perpetuarse para que se pueda utilizar dicho término. Cosecha de larga data, su germen original es del siglo XVI y llega hasta hoy… y hasta Uruguay. En la definición de Un sonido,1 a la palabra ópera la sigue experimental, término que, aunque supertrivializado, permanece, para el ciudadano común, asociado a la ruptura con el pasado.

El afiche contiene más información: dice que el espectáculo está hecho a partir de Los cantos de Maldoror, de Lautréamont, texto de finales del siglo XIX. Además, vemos en él una reinterpretación de Cabeza VI, del pintor Francis Bacon, de 1949, que, a su vez, está inspirada en Retrato del papa Inocencio X, de Velázquez, pintado en 1650. Así, la imagen que sintetiza la propuesta es la de un personaje que vomita la banda presidencial uruguaya mientras intenta taparse la boca con su enorme mano, en la que porta un anillo de casamiento.

A quien conoce el trabajo de Guazzone estas señales no deberían llamarle la atención. Su formación ha pasado tanto por el ámbito de la tradición académica de herencia europea –siempre con una postura latinoamericanista– como por la influencia del canto popular, sobre todo en la línea de Jorge Lazaroff. Es una llama que Nicolás alimenta con conciencia, sobre todo al haber sido alumno de Coriún Aharonián y Graciela Paraskevaídis, que mucho tuvieron que ver con la unión de estas dos puntas en el Uruguay de los años setenta. De hecho, el año pasado tuvimos el placer de conocer la versión de estudio de su longevo proyecto Mudo, en el que el eje son la herencia y las nuevas preguntas, tanto artísticas como políticas. La estética de Mudo se sitúa entre planteos referidos al ámbito popular y al académico, con una linealidad temática en la que lo escénico resulta central. En otras palabras, Mudo no era una ópera, pero pegaba en el palo. Cabe suponer, entonces, que Un sonido mantiene una línea de continuidad y reafirma el estilo del autor. Sin embargo, este espectáculo parece ir por más, redoblar la apuesta.

Sergio Luján está encargado de la dirección escénica. Es alguien que, según el dosier del proyecto, «considera la realidad como materia de creación». Esto llevó a que parte del material fuera tomado directamente de la prensa uruguaya actual, pero, más que nada, a que Guazzone abriera el espacio a ideas que llegan desde otros ámbitos. Es claro que aquí lo visual y lo escénico tendrán un peso tan fuerte, o tal vez mayor, que lo sonoro.

Digo sonoro porque no presenciaremos solamente un discurso definible como musical, aun sin entrar en discusiones ya no tan contemporáneas acerca del alcance del término y todas sus problemáticas. Habrá un montón de instrumentos tradicionales, pero, a su vez, muchos objetos y creaciones electroacústicas. También lo sonoro será producto de la teatralidad y del movimiento que conlleva. En este sentido, un detalle no menor es que esta ópera sucederá en Espacio Comisura, un centro llevado adelante por un colectivo de teatro experimental independiente, que por su enormidad brinda un montón de posibilidades para pensar en el espacio como un parámetro fundamental de la creación.

Un sonido promete ser un paso grande en el trabajo de Guazzone, tanto literalmente –de gran tamaño– como desde un punto de vista creativo. Para quienes hemos seguido su carrera será muy interesante volver a apreciar cómo lidia con sus preguntas de siempre, esas que abarcan la identidad y la herencia. ¿Cómo accionar, desde lo que somos, en esta coyuntura? ¿Qué heredamos de nuestro pasado y cómo podemos seguir? Y si ya nos consideramos experimentales, ¿cómo podemos volver a desarmarnos?

1. Un sonido se presentará todos los viernes de julio en Espacio Comisura a las 21.30 horas.

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Sylvia Meyer, el reencuentro

Una lejanía cercana

Cultura Suscriptores
Sylvia Meyer, música y teatro

La vuelta a las tablas

Con Inés Errandonea y Papina de Palma

Calmarse y prenderse fuego

Niña Lobo de gira internacional

Lobas que emigran