Sociedad Suscriptores

Se goza el Cerrito

Mientras las lumbreras de la política nacional acuerdan medidas para meter más gente en la cárcel, los muchachos del programa Nada Crece a la Sombra se meten voluntariamente adentro. Varios de ellos y nueve chiquilines del hogar Cerrito, de la Berro, estuvieron el miércoles de noche en el Solís, revelando las cosas que todavía pueden suceder, incluso cuando lo tienen a uno contra las cuerdas.

Taller de Hip Hop en Hogar Cerrito / Foto: Alessandro Maradei

Empezó durante la campaña del No a la Baja. “En un momento nos cuestionamos qué pensaban las personas privadas de libertad, qué tenían para decir, cómo hacer para que ese sujeto también tuviese una voz. Son 10 mil adultos y 500 adolescentes acerca de los cuales todos hablamos sin que sepamos realmente qué piensan ellos”, explicó a Brecha Denisse Legrand, integrante de Proderechos, organización que entonces se propuso meterse en los lugares de encierro para trabajar con los que están del otro lado del muro.

Empezaron en 2014, en cárceles de adultos, haciendo talleres de hip hop, fútbol y huerta. Les habían dicho que podrían ayudar a que aquella gente aprendiera a debatir, a argumentar, a silenciarse para escuchar al otro, a replicar habiendo atendido sus razones. Pero en una ocasión en q...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Pujas por la postergación de la elección del presidente del BID

No tan rápido

Mundo Suscriptores
Racialidad, Policía y disidencia política en Cuba.

Negras intenciones

Sociedad Suscriptores
Amenaza de usar la fuerza pública al servicio de la patronal

Al borde del derrape

Sociedad Suscriptores
Nace una coordinación permanente de ollas populares

Aguantar la olla