Ser campesino, otro modo de resistencia – Brecha digital
Edición 1519 Suscriptores

Ser campesino, otro modo de resistencia

La tierra es uno de los ejes del conflicto entre palestinos e israelíes. En noviembre una delegación vasca tomó parte en un viaje solidario a Palestina para conocer de cerca las violaciones a los derechos del campesinado local. La siguiente crónica relata lo que los vascos vieron en las zonas ocupadas por Israel.

Palestina. AFP, MOHAMMED ABED

“Para proteger la vida humana es importante respetar, proteger y hacer cumplir los derechos de las campesinas y campesinos. En realidad, el actual número de violaciones a los derechos de campesinas y campesinos amenaza la vida humana.” Así reza parte del primer punto de la “Declaración de los derechos de campesinas y campesinos” que La Vía Campesina (Lvc) envió a la Onu para su aprobación. En este marco se inscribió el viaje solidario a Cisjordania y Gaza organizado por Lvc y la palestina Unión de Comités de Trabajo Agrícola (Ehne Bizkaia), en el que tomó parte una delegación vasca formada por miembros de la Asociación de Campesinos del País Vasco y la Unión de Campesinos Vascos (Elb).

Si los problemas y carencias que sufren los campesinos a lo largo y ancho del planeta son muchos y de ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?