Cultura Suscriptores
La poética de Arnaldo Calveyra

Serán paraísos aquellos lugares

A cinco años de la muerte del poeta entrerriano (Mansilla, 1929-París, 2015), esta nota propone una vuelta a Cartas para que la alegría (1959), su primer libro de poemas, que es, además, el mito de origen de un proyecto de escritura desplegado a lo largo de una vida entera.

Ilustración: Federico Murro

Cuentan que era común que en algunas charlas Calveyra extrajera una libretita de su bolsillo y anotara una frase en el aire. Era el mismo escritor que, hacia mediados del siglo pasado, encontraba momentos en su trabajo de fumigador de barcos para tenderse en cubierta «no a descansar, sino a aguardar la irrupción de la memoria».1 El más de medio millar de páginas que conforma su poesía reunida2 es, por su calidad, la prueba de una firme convicción en la poesía como designio de la vida. «Voy caminando como si en el mundo no existieran sino verbos al estado de jardines, entierro palabras en los primeros canteros preparados para la lluvia», dice en Iguana, iguana, su segundo poemario.

Para Calveyra –que residió desde 1960 en París–, escribir era, siempre y ante todo, recordar, borrar lejan...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Poesía y memoria multidireccional.

Una polifonía del silencio