Serie negra luminosa (o sobre el encuentro fortuito) – Brecha digital
Edición 1537 Suscriptores

Serie negra luminosa (o sobre el encuentro fortuito)

En la segunda semana de abril, entre quienes seguimos apoyados en las letras y en la política, los tijeretazos de la parca no pasaron inadvertidos: Eduardo Galeano, Carlos Manuel Varela, Günther Grass. Esta lista se extiende a otros dos intelectuales: François Maspero y Jean-Jacques Lèfrere.

François Maspero, editor, traductor y escritor, contaba que había tenido dos nacimientos, en 1932 y en 1944, cuando la Gestapo había llegado a su casa y se había llevado a sus padres: Henri, el padre, sinólogo y profesor en el Collège de France, muere en Buchenwald; Hélène, la madre, historiadora de la revolución francesa, sobrevive a Ravensbrück; su hermano de 19 años muere en la Resistencia.

El abuelo de François, Gaston Maspero, fue egiptólogo, pero antes de la celebridad y de los muchos descubrimientos, a los 20 años (era 1867), visitó Montevideo y dejó indecisos elogios: “La gente, en Montevideo, habla de cualquier cosa y hasta por los codos, cuanto más se habla, más sabio se es considerado. La verdad es que los uruguayos son sumamente inteligentes; sin haberlas estudiado, hablan l...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?