Si me permite, perro - Semanario Brecha
Edición 1473 Suscriptores

Si me permite, perro

Aunque el problema no es nuevo, su estridencia ya no deja casi abrir los ojos. Hay perros allí donde se mire, donde se pise, donde se lucre y donde se piense. Escuelas de perros, guarderías de perros, peluquerías de perros, camposantos de perros. Perros, muchos, por todas partes. Y con ellos toda una red de espabilado pensamiento humano, ya en el consejo de sus bondades como animales o mascotas –y de su protección y derechos–, ya en las formas de administrar y negociar las reglas para la curiosa fisonomía urbanística que el hombre y sus ciudades vienen queriendo prodigarse. Es que además de amor y mucha caca, los perros vienen legando ingentes ríos de tinta etológica, sociológica, antropológica, psicológica, urbanística, tecnológica… “¿Tienes un perro que necesita espacio cuando sale a ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Una red de empresas integrada por uruguayos fue investigada en Paraguay por lavado y contrabando de cigarrillos

Cenizas quedan

Edición 2009 Suscriptores
Un alto a la concentración en la industria frigorífica

El marronazo

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2009 Suscriptores
Fuertes reclamos en el sistema judicial por el derecho a la maternidad

Siempre de turno

Edición 2009 Suscriptores
Encrucijadas ambientalistas

Antes de que caiga el telón