Signos que enlazan – Brecha digital
Cultura Suscriptores

Signos que enlazan

Dos o tres elementos colocan, a este libro en ventaja comparativa respecto de lo que hasta ahora se ha escrito del artista Manuel Aguiar. Tal vez porque su autora, Cristina Rossi, se vio obligada a presentar ante un público argentino la obra de uno de los últimos discípulos directos de Joaquín Torres García que aún viven. O bien porque logró poner en perspectiva la obra completa.

Sin título, 1953, óleo sobre arpillera

No es que falten referencias bibliográficas en torno a la obra de Manuel Aguiar (Montevideo, 1927). A partir de su retorno definitivo al país en 1985, luego de una prolongada permanencia en Europa, han aparecido catálogos de calidad, con textos inteligentes y buenas reproducciones de sus obras. Clío Bugel realizó, con motivo del otorgamiento a Aguiar del premio Figari del Bcu en 2007, una exposición y un libro catálogo que significó su relanzamiento a nivel local (complementando la exposición retrospectiva que tuvo lugar en el Subte en el 85). Y más cercano en el tiempo, con motivo de la exposición Atando y desatando cabos en el Mnav, curada por Alfredo Torres, se compuso otro lujoso catálogo, bilingüe también, que reúne obra reciente.

Dos o tres elementos colocan, sin embargo, a este l...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?