Mundo Suscriptores
La imparable violencia policial brasileña

Sin máscara

La virulencia e impunidad de la Policía es una marca país en Brasil. Su letalidad contra los más pobres no ha disminuido con la pandemia del coronavirus y el aislamiento social, sino que se agravó en dos de los estados más populosos.

En una manifestación en mayo de 2020 contra los asesinatos perpetrados por la policía en las favelas en Río de Janerio, Bruna da Silva muestra la camiseta que llevaba su hijo Marcos Vinicius al ser baleado por la policía en 2018. Afp, Mauro Pimentel

A João Pedro Mattos, menino negro de 14 años, lo mató la Policía por la espalda y en su casa. Fue el 18 de mayo en el Complexo do Salgueiro, durante una operación conjunta de la Policía Federal y Civil en São Gonçalo, área metropolitana de Rio de Janeiro, en plena cuarentena. Se lo llevaron en helicóptero, y su familia sólo tuvo noticias de su paradero a la mañana siguiente, cuando le informaron que estaba muerto.

El caso conmocionó por lo absurdo, como había conmocionado el asesinato de Agatha Félix, de 8 años, durante una operación de la Policía Militar en el Complexo do Alemão, en setiembre de 2019. O el asesinato de Marcos Vinicius, de 14, en la favela de la Maré, cuando iba a la escuela con su mochila y su uniforme, en junio de 2018.

Pero la conmoción pasa y el resto queda. Las...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Crece la violencia policial en Argentina

Rodando cine de terror

Sociedad Suscriptores
Qué pasó en Malvín Norte.

Infelices pascuas