Sobrevivir al ácido - Semanario Brecha
Edición 1535 Suscriptores

Sobrevivir al ácido

El gobierno indio aún no dispone de cifras oficiales sobre las mujeres atacadas con ácido desde hace décadas, un acto tipificado como delito recién en 2013. Sus miles de víctimas buscan auxilio en las organizaciones civiles, que sostienen que la supuesta pérdida del “honor masculino” figura entre los principales pretextos.

Moyna Pramanik

La menuda figura de Moyna Pramanik aparece corriendo entre los uniformes inmaculados de la escuela de secundaria de su pueblo, Jamalpur, a 250 quilómetros de Calcuta (India). Está contenta y exhausta. Encontró lo que a estas alturas no pensaba conseguir: un trabajo por 2.500 rupias al mes (unos 45 dólares), como cocinera en la propia escuela. “Luego de lo que me pasó, encontrar trabajo ha sido casi imposible”, comenta mientras señala diferentes partes de su cuerpo.

Moyna tiene 26 años y hace diez que su marido le arrojó ácido en la cara, desfigurándole el rostro, el cuello, y aniquilándole por completo su oído derecho. Durante el ataque, su suegra estaba presente y ayudó a su hijo, además, a rociar con querosene el cuerpo de su nuera, de 16 años. Las quemaduras alcanzaron su brazo, la p...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia