Destacados Suscriptores
La despedida a Eduardo Bleier.

Sol frágil

“La fotografía”, dijo la cineasta e historiadora Virginia Martínez. Casi siempre hay un solo retrato que se repite en la pancarta cada marcha, un rostro que se va congelando, una imagen a veces de mala calidad, incluso una foto de prontuario. En la que se colgó sobre la entrada de la Universidad, Eduardo Bleier es un hombre joven de mirada viva, cálida, algo pícara, sonriente. Y Martínez saca cuentas de cuánta cosa le habría quedado por vivir si su vida hubiese terminado a la edad que terminó la vida del homenajeado.

Carlos, Irene, Gerardo y Rosario Bleier en el velatorio de su padre / Foto: Adhoc, Santiago Mazzarovich

“La fotografía”, dijo la cineasta e historiadora Virginia Martínez. Casi siempre hay un solo retrato que se repite en la pancarta cada marcha, un rostro que se va congelando, una imagen a veces de mala calidad, incluso una foto de prontuario. En la que se colgó sobre la entrada de la Universidad, Eduardo Bleier es un hombre joven de mirada viva, cálida, algo pícara, sonriente. Y Martínez saca cuentas de cuánta cosa le habría quedado por vivir si su vida hubiese terminado a la edad que terminó la vida del homenajeado.

De la intensidad de la tarde fueron
parte la fotografía y las dos sentencias lacónicas situadas a los costados. “Aunque
todavía decimos ‘la dictadura lo detuvo’, la dictadura lo secuestró. Es
distinto.”

Adriana, que es hija de Pedro Lerena,
asesinado en el 9o de Caballe...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Violaciones de los derechos humanos en Malvín Norte

Estaba visto