Sólo los chicos - Semanario Brecha
Edición 1531 Suscriptores

Sólo los chicos

Productores familiares y pescadores artesanales podrán vender parte de su producción directamente a organismos del Estado. La iniciativa busca potenciar el desarrollo de estos sectores, dejar afuera a los grandes intermediarios y obliga a las instituciones públicas a adquirir hasta el 30 por ciento de sus compras centralizadas.

Foto: Oscar Bonilla

La mayoría se dedica a la ganadería, la horticultura y la lechería. Viven y trabajan en un mismo lugar. Desempeñan su actividad casi exclusivamente con su familia, y producen para el autoconsumo y la venta. Están presentes en todas las actividades productivas rurales (a excepción del sector arrocero), son alrededor de veintidós mil y les dan trabajo a unos sesenta mil trabajadores rurales. Son los productores familiares, el objetivo de uno de los últimos documentos firmados por José Mujica el pasado 27 de febrero. Un decreto que reglamenta la Ley 19.292, que declara de interés general la producción familiar agropecuaria y la pesca artesanal, estableciendo un régimen de compras que los beneficia, asegurándoles como piso un porcentaje de las adquisiciones del Estado en cada rubro. A través d...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia