Sueños en la sombra - Semanario Brecha
Edición 1454 Suscriptores

Sueños en la sombra

“Nada del amor me produce envidia” El vestido de gala que luce el maniquí, además de informar al espectador que el único personaje de la obra es una modista o costurera en el período peronista en la vecina orilla, le sirve a ésta como contrapunto para los comentarios y las confesiones que desgrana a propósito de su oficio, y por ende de su vida. Los vaivenes de una tarea que la lleva a lidiar con las imposiciones y los gustos de una clientela que, cada poco tiempo, incluye pedidos de vestidos de novia que disimulen embarazos, afloran ante el público a medida que la protagonista cuenta cómo ha hecho para dejar de lado sus propios reclamos y tolerar a quien sea que se acerca al taller. Las películas de una sufriente Libertad Lamarque que cantaba “Besos brujos” –se informa cuál era la receta...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia