Sufragio por conveniencia – Brecha digital

Sufragio por conveniencia

El derecho llegará, con un siglo de retardo, a Arabia Saudita, donde las mujeres podrán votar por primera vez en una elección municipal el próximo 12 de diciembre. Aparentemente, el “avance” tendría que ver con un arreglo secreto con Gran Bretaña, según apuntó The Guardian.

En unas semanas se estrena en Gran Bretaña y Estados Unidos la película inglesa Suffragette (“Sufragistas”), dirigida y escrita por dos mujeres, Sarah Gavron y Abi Morgan. “Hechos, no palabras”, reclaman las féminas que pueblan el filme, “un sólido tributo bienintencionado al puñado de valientes mujeres que se dieron cuenta de que con cortesía y protestas legales no iban a llegar muy lejos en la batalla por el derecho al voto en la Inglaterra de principios del siglo XX”, dice Variety.com.

Sin embargo, el sufragio femenino no es un tema del pasado. El estreno de la película coincide con la noticia de que el derecho llegará, con un siglo de retardo, a Arabia Saudita, donde las mujeres podrán votar por primera vez en una elección municipal el próximo 12 de diciembre.“Finalmente llegó el momento para las mujeres sauditas de ser parte del proceso político. Como representantes electas pueden tener incidencia en la forma de las políticas públicas”, escribía Samar Fatany este 12 de setiembre en Saudigazette.com.sa.
Para las mujeres no será fácil votar ya que, por ejemplo, tienen prohibido manejar. Pero también porque la mayoría no tiene la nueva cédula de identidad necesaria: “Las mujeres sauditas no tienen documento personal, requerido para votar. En principio, todas las sauditas pueden obtener la identificación sin pedirle permiso a nadie. Pero la libertad de las mujeres es limitada y los miembros masculinos de las familias se oponen, lo que dificulta que algunas mujeres obtengan la cédula”, señala Adam Coogle en el sitio hrw.org.

El muy patriarcal Saeed al Suraihi escribió en Saudigazette.com.sa un artículo titulado “Disculpen, señoras, todavía no están preparadas”, en el que se despacha diciendo que una mujer que no pudo obtener la cédula no merece ser parte de las elecciones, ni como votante ni como candidata. “Una mujer que no puede obtener la identificación por sí misma, o convencer a su guardián masculino de que la ayude a obtenerla, deberá luchar para convencer a las autoridades relevantes de que aprueben sus puntos de vista o propósitos (…). Las demandas de estas mujeres demuestran que están muy confundidas (…).” La nota sigue en este tenor, y casi al final dice: “Las mujeres nunca tuvieron este derecho antes. Ahora que a las mujeres se les ha dado el derecho a participar como candidatos o votantes, vienen con excusas como que no tienen la nueva cédula de identidad”.

Aparentemente, el “avance” en los derechos de las mujeres sauditas tendría que ver con que Gran Bretaña llevó a cabo un arreglo secreto para intercambiar votos con Arabia Saudita, y así “asegurar a ambos estados ser elegidos para el Comité de Derechos Humanos de la Onu”, según apuntó The Guardian (29-IX-15). Pero el solo hecho de que Arabia Saudita haya sido electa en un panel de derechos humanos parece broma.

Al respecto Hillel Neuer, director ejecutivo de UN Watch, organización que monitorea a la Onu, publicó en Twitter el 19 de setiembre: “Es escandaloso que la Onu elija a un país que ha decapitado más gente que el Estado Islámico para estar al frente de un panel clave de derechos humanos. Arabia Saudita tiene el peor récord del mundo en lo que refiere a libertad religiosa y derechos de la mujer, y mantiene en cautiverio a Raif Badawi, bloguero inocente. Es como darle el cargo de jefe de bomberos de una ciudad a un piromaníaco”.

Artículos relacionados