Mundo Suscriptores
La última crisis romana

Super Mario al rescate

El antiguo presidente del Banco Central Europeo, y quizás el italiano más influyente del mundo, será el nuevo premier de Italia. Su objetivo es sacarla de una triple crisis, mientras que la ultraderecha clama por elecciones.

Mario Draghi y Angela Merkel Afp, Tobias Schwarz

Los nudos de la crisis, que condujeron a Giuseppe Conte a dimitir el 26 de enero sin haber sufrido el voto de desconfianza del Parlamento, se habían originado en las semanas anteriores, en el malestar personal del socio menor de la coalición de gobierno, el ex premier Matteo Renzi (2014-2016). Renzi, que supo encabezar él mismo el Ejecutivo sin haber ganado elecciones, mal aguanta cualquier papel que no sea protagónico y, tras haberse separado, el año pasado, del Partido Democrático, ha visto su escaso apoyo popular mermar al 2 por ciento en los sondeos. Eso no le impidió, sin embargo, mantener un lugar decisivo en la conformación de la mayoría parlamentaria y lograr la caída de Conte a través de un crescendo de pretensiones desmesuradas y sin escrúpulos.

En Italia, el enorme plan de r...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Con Luca Casarini, del movimiento altermundista italiano

Obstinada y contraria dirección

Mundo Suscriptores
La segunda ola italiana

La resaca

Mundo Suscriptores
La extrema derecha quedó fuera del gobierno italiano.

La “ingenuidad” de los hombres fuertes