Edición 1414 Suscriptores

Taganga: la fiesta clandestina

Taganga es un suburbio costero a diez minutos de Santa Marta. La costa está cobijada por una media luna de cerros verdes mojando sus pies en la bahía que humedece leve, sin olas, la playa de unas quince cuadras de frente. Lindo lugar para tirar la chancleta sin más, aunque con ciertas restricciones: tenés que saber hablar inglés y estar dispuesto a lo clandestino para tirar unos pasos. El balneario alguna vez fue pueblo de pescadores, no entraba más que el autorizado. Celosos costeros albañilearon unos ranchos muy latinoamericanos abanicados por los treinta grados constantes y un sol amable. Los tagangueros están hechos a la medida del tiempo, mestizos, afrodescendientes y tataranietos de indios. Los más viejos se tambalean por los caminos entre casas de bloques más o menos coloreadas c...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
Otra diferencia con el Ejecutivo une a frentistas y cabildantes

La coyunda

Sociedad Suscriptores
Los recursos para Vivienda

Mucho asentamiento y poco cero

Sociedad Suscriptores
Los recursos quitados al Instituto Nacional de Colonización

Tiro de gracia

Política Suscriptores
Pensar a partir de la gira de Lacalle Pou

Estar en el mundo

Política Suscriptores
La ANP comenzará a direccionar la operativa de contenedores hacia Katoen Natie

Calle flechada