Sociedad Suscriptores
Otro muerto en el puerto

Tan sólo un número

Un estibador se resbaló del buque Independiente desde unos dos metros y medio por estar sin arnés. Apenas cayó, lo suplantaron por otro para que el barco zarpara lo antes posible. Cinco días después de estar en coma, murió por el impacto de su cabeza contra el piso.

Trabajador del puerto de Montevideo Archivo, Magdalena Gutiérrez

Ángel de Mello trabajaba intensamente el mediodía del martes 7 de julio en el buque Independiente para que zarpara cuanto antes con contenedores y autos encima de estos, se resbaló y cayó al fondo del transporte.

Quedó inconsciente, entumecido, inmóvil. Sus compañeros dieron cuenta del accidente y dos de ellos, en una maniobra sumamente dificultosa, lo rescataron para que una emergencia lo asistiera. Inmediatamente el malherido fue suplantado para que el buque tomara su camino sobre la tarde. Para volver a la escena laboral «con normalidad», sólo bastó un balde de agua y un cepillo para limpiar la sangre derramada. Después de estar cinco días en cuidados intensivos, Ángel, que tenía cuatro hijos, falleció el Día del Padre, sobre la noche.

El presidente del Sindicato Único Portuario,...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados