Tupaqueros - Semanario Brecha
Edición 1658 Suscriptores

Tupaqueros

Donde hasta hace poco florecía un barrio autogestionado que ofrecía a miles de personas humildes un trabajo y un tejido social hoy sólo queda una plaza vacía, obras y fábricas cerradas, el miedo y la desilusión. Llegó la derecha a Jujuy y con ella la represión contra la Organización Barrial Túpac Amaru, un movimiento debilitado.

Los militantes de la Túpac Amaru exigen la liberación de su líder Milagro Sala / Foto: Afp, Eitan Abramovich

Frente a una impresionante estatua de Túpac Amaru II se extiende en San Salvador de Jujuy el barrio El Cantri, cuna de la organización social que lleva el nombre del mártir indígena. A fines del siglo pasado surgió en este rincón del norte de Argentina la Organización Barrial Túpac Amaru, integrada principalmente por descendientes de indígenas empobrecidos. Con sus reclamos y sus protestas comenzó a sacudir normas profundamente arraigadas en esa provincia, algo que le valió tanto miles de seguidores como detractores y enemigos.

En una época no muy lejana El Cantri era un barrio autogestionado efervescente. Los coloridos murales con los rostros del caudillo indígena, del Che o de Evita Perón acompañaban las actividades sociales del vecindario. Las familias se reunían en la plaza polidepo...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada