Turbia y perversa - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

Turbia y perversa

La discriminación, la violencia encarnada en los patovicas, la mujer como carnada para colmar el negocio, son la contracara de la distensión, la fiesta y el baile que congregan a miles de jóvenes en la noche montevideana.

Ilustración: Ombú.

No le gustaba. El “Cabeza”1 agarró viaje como patovica porque no tenía otra cosa. Durante un tiempo, además de hacer la seguridad del boliche, vigilaba que nadie robara las verduras en la feria, entonces llegaba del baile, se tiraba unos minutos y enfilaba como un zombi a seguir sumando horas.

Debutó en un boliche de Pocitos, su tarea consistía en cuidar que el baño fuera utilizado para sus fines primarios y no para pelear o consumir drogas, asunto que no resultó demasiado complejo hasta la siguiente semana, en la que se encontró con que ya no debía vigilar el baño, sino la puerta de entrada. Un par de meses después recibió el año nuevo entre desconocidos y borrachos en una fiesta en Punta del Este. Trabajó 20 horas seguidas para estrenar 2015 con 2 mil pesos más en el bolsillo.

Los ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Una red de empresas integrada por uruguayos fue investigada en Paraguay por lavado y contrabando de cigarrillos

Cenizas quedan

Edición 2009 Suscriptores
Un alto a la concentración en la industria frigorífica

El marronazo

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2009 Suscriptores
Fuertes reclamos en el sistema judicial por el derecho a la maternidad

Siempre de turno

Edición 2009 Suscriptores
Encrucijadas ambientalistas

Antes de que caiga el telón