Edición 1427 Suscriptores

Un admirado hermano mayor

Gerardo Gandini Gerardo Gandini rebosaba música. Hiciera lo que hiciera, caramba, le salía buena música. Pero Gandini no dejaba que le saliera así porque sí. Trabaja con mucho rigor, buscaba sin descanso esa buena música. Y tanto en su faceta de compositor como en la de intérprete, era por naturaleza un músico muy refinado. “Yo no me crié corriendo por los bosques de Viena –dijo una vez en Montevideo respondiendo a una pregunta al final de un concierto–, sino comiendo un refuerzo de mortadela mientras esperaba el tranvía en Villa del Parque.” Jugaba con el pasado con la picardía con que se juega con el presente, y jugaba con el presente con la sabiduría de quien adivina lo que está por debajo de lo visible –o de lo audible–. Lo contemporáneo en él era una profunda comprensión de actitud...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Política Suscriptores
Final de campaña en Montevideo

La pelea es adentro

Política Suscriptores
Cuatro barriadas con los candidatos

Por las calles de Montevideo

Política Suscriptores
Avanza la investigación por espionaje militar en democracia

Resabios de aquellos tiempos

Sociedad Suscriptores
Cabildo Abierto busca coronarse en el noreste montevideano

Viento en el quepis