Un agónico triunfo - Semanario Brecha
Edición 1637 Suscriptores

Un agónico triunfo

El oficialista Lenín Moreno ganó las elecciones presidenciales con estrecho margen, tras una campaña electoral poco apasionante. El sucesor de Rafael Correa enfrenta el desafío de reactivar la economía y responder a los pedidos de regeneración democrática.

Rafael Correa y el presidente electo Lenín Moreno en el palacio presidencial de Carondelet el martes 3 / Foto: AFP, Rodrigo Buendia

En la tarde del martes 4, 48 horas después del cierre de las urnas, el Consejo Nacional Electoral declaraba oficialmente y de forma “irreversible” al candidato oficialista Lenín Moreno como nuevo presidente electo de Ecuador.

El poco margen con que alcanzó su victoria el oficialismo –menos de 230 mil votos en un país con 12,8 millones de electores– le permitió a la oposición conservadora desarrollar una campaña declarando como fraudulentos los resultados de la elección. Su lógica es agudizar la polarización social existente, en la búsqueda de escenarios similares a los ya conocidos en Venezuela.

Mientras los seguidores de Alianza Pais celebraban durante la noche del martes, frente a su sede en Quito, el agónico triunfo de su candidato, a una distancia de apenas diez cuadras la oposic...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia