Un canto contra la injusticia – Brecha digital

Un canto contra la injusticia

La rapera británica Mathangi “Maya” Arulpragasam, con su nueva producción musical “Borders” ha demostrado cómo la música suele hacerse eco de las grandes tragedias. Ahora Maya adquirió mayor resonancia con su nuevo single, en el que despliega referencias a la situación de los refugiados en Europa.

La rapera británica Mathangi “Maya” Arulpragasam, con su nueva producción musical “Borders” ha demostrado cómo la música suele hacerse eco de las grandes tragedias. La artista, nacida en 1975 en Sri Lanka, debió emigrar de su país natal para escapar de la guerra civil en la década del 80. Así fue que llegó a Inglaterra en calidad de refugiada, una vivencia que definiría luego su perfil activista, reflejado en su carrera musical. Su nombre artístico Mia es un acrónimo de la frase en inglés Missing In Action (perdida en acción).

De origen tamil, la rapera ya había molestado a unos cuantos con su anterior videoclip Born Free, en el que unas violentas redadas del ejército estadounidense detenían y secuestraban a todos los muchachos pelirrojos de una ciudad, a los que finalmente ejecutaban en campo abierto. Cambiando los parámetros raciales, Mia proponía una realidad en la que los perseguidos ya no eran los extranjeros sino blancos con una característica física particular.

Pero ahora Mia adquirió mayor resonancia con su nuevo single, en el que despliega referencias a la situación de los refugiados en Europa. Su videoclip fue recientemente publicado por Apple Music y generó controversias en las redes sociales y el público en general. El material fue dirigido por la misma Mia, quien puso énfasis en la responsabilidad de las naciones europeas en la odisea de los migrantes al viejo continente y en las barreras instaladas en las fronteras de estos países. En el video puede verse a la artista sentada sobre un barco hecho de personas, emulando a esas embarcaciones atestadas de gente que surcan el Mediterráneo. Luego continúan las imágenes sugerentes, como la pirámide humana sobre la que se sitúa la rapera, las decenas de personas escalando para superar vallas enormes e incluso formando la palabra life sobre ellas. Acompañando a las imágenes, Mia canta cuestionando a la sociedad moderna y su segmentación social, señalando directamente al statu quo: “tus valores, tus creencias, tu familia, tu poder…”. La artista también describe con sus palabras su visión de la crisis migratoria atacando la pasividad de los estados europeos, como se revela en el estribillo: “¿cuál es tu problema? Las fronteras, la política, los disparos de la policía, la identidad, tu privilegio, la gente arruinada, la gente en botes”.

Lo que pareciera una mirada comprometida ha recibido más de un elogio en publicaciones como The Guardian y Rockdelux, pero también enfáticas críticas. Un reconocido programador de festivales de cine señalaba en su cuenta de Facebook que el videoclip le resultaba de “un grado de abyección importante”, ya que la cantante aparece “en primer plano y los refugiados por atrás correteando, y bien de lejos, como hormiguitas”, y señaló lo que a su entender supone un planteo vacuo y superficial para una difícil temática.

Más allá de la acusación, es notable cómo esta cantante de Sri Lanka ha fusionado estilos melódicos de Oriente y Occidente, difundiendo su particular modo de protesta ante la indiferencia europea y la ausencia de soluciones. Con imágenes impactantes, imbuidas en metáforas sugerentes, con prosa demandante y un estilo peculiar que con el tiempo ha obtenido su renombre, Mia busca remover las fibras más sensibles del público y así despertar la conciencia.

Artículos relacionados