Un delito que prescribe - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Un delito que prescribe

Los plagios son a la literatura lo que la infidelidad al matrimonio. Proponen emociones no sofisticadas pero eficaces, como la transgresión o la exaltación que provoca la cercanía del delito. Algo, sin embargo, está cambiando, y el plagio es hoy menos una infracción al sistema que un síntoma de los cambios en la literatura.

Dibujo: elaboración propia

Esta semana se divulgó un reportaje en La Tercera de Chile que reconstruye con precisión y detalles el caso de un académico chileno asentado en México que ejerció el plagio de un modo consecuente y compulsivo durante casi veinte años y hasta junio, cuando descubierto y defenestrado, se ganó el nombre de “el plagiador serial”. El historiador Rodrigo Núñez empezó por plagiar su tesis de doctorado en 2004, lo que le permitió acceder a una plaza en la Universidad Michoacana y ascender a jefe de la División de Estudios de Posgrado. Como en otros casos de plagios académicos, el bochorno salpica a las revistas y a las instituciones que fallaron en sus sistemas de arbitraje y control. Hasta que el cántaro de Núñez fue tanto a la fuente (ajena) que alguien empezó a sospechar de la variedad de temas...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
CINE. Camino al oscar: Vidas pasadas

Con sabor a clásico

Cultura Suscriptores
Novela de Olga Tokarczuk

En el final de la literatura

Cultura Suscriptores
A 39 años de We Are the World

El feat más grande del mundo

Cultura Suscriptores
Triunfo colosal

Nieve en los Goya

Mundo Suscriptores
Contra la ultraderecha

Oigo a un monstruo respirar