Cultura Suscriptores

Un destino literario

A Ricardo Piglia no le gustaban las despedidas, pero nada hubiese podido evitar las repercusiones que ha provocado su muerte. Su carisma no era, sin embargo, sentimental, y estaba lejos del escritor vate moral o del predicador humanista. Cautivaba por la originalidad de sus ideas, por la lucidez de una mente brillante y porque muy pocos han sido tan capaces de pensar la literatura como él.

Piglia por Ombú.

Cuando murió Faulkner, Juan Carlos Onetti escribió un réquiem memorable, una declaración de amor y de pesar que buscaba menos persuadir acerca del valor del cadáver ilustre que hacer un pronunciamiento (con esa palabra se designaba en el XIX, en esta Banda, una revolución). Onetti expuso la genialidad de Faulkner en forma breve, radical e impasible, como quien proclama una fe. Sabía, mejor que muchos, que morir es el primer atributo humano, y por eso tal vez invirtió algunas líneas del breve obituario en deslindar al muerto de los otros muertos que cada año predice la estadística. Sabía también, y mejor que otros, que hay escritores que reclaman nuestra intimidad; porque los admiramos, pero también porque su muerte nos revela lo que sólo presentíamos confusamente: que leerlos fue una marca...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La política brasileña tras la primera vuelta de las municipales

Reconstrucción

Sociedad Suscriptores
Plaza Seregni: los relatos

Si así fue, ¿seguro así será?

Sociedad Suscriptores
Vence el plazo para los formalizados de nuevo comienzo

Es ahora

Sociedad Suscriptores
La «chilenización de las protestas» y la reorganización de la inteligencia

Nido de cóndor

Cultura Suscriptores
Isla Patrulla y la poesía de Ruben Lena

¡Mire que son pagos lindos!