Un mito que indigna

En los países ricos los ciudadanos reciben el mejor tratamiento posible para sus enfermedades, mientras que en los pobres mueren por miles.

Que el ébola es una enfermedad nueva es un mito. La verdad es que se conoce hace ya 40 años.

Una enfermedad que en los países donde fue conocida nunca se combatió por falta de recursos. A las grandes empresas de la industria de la medicina no les interesó porque allí no hay quien subvencione las investigaciones.

En 1995 aparecieron casos de ébola en Kikwit, en el Congo. Se consideró que era un problema africano y no se tomó en cuenta. Ni siquiera la Organización Mundial de la Salud se preocupó.

La atención al problema se despertó el 28 de diciembre de 2013 cuando un niño de 2 años murió en otro país, Guinea Conakry, en el oeste de África, fuera del Congo y Uganda.

El virus más peligroso del mundo se había empezado a desparramar.

Cuando llegó a Estados Unidos y Europa el mundo se puso en alerta.

Artículos relacionados