Un país menos desigual - Brecha digital
Edición 1471 Suscriptores

Un país menos desigual

El 1 de enero se cumplieron tres años desde que Dilma Rousseff se convirtiera en la primera mujer en asumir la presidencia de Brasil, y a la vez empezó el último de su mandato. Es, al menos por ahora, la favorita absoluta para ser reelecta en octubre. En muy buena parte por sus méritos y por los méritos de la herencia –dudosa en el aspecto económico pero robusta en el aspecto social– que recibió de su antecesor, Lula da Silva. Parte considerable de ese favoritismo se debe también a la ineptitud y a la inconsistencia de los postulantes opositores. El balance de estos tres primeros años de Dilma es complejo y un tanto confuso. Una vez más –y a ejemplo de lo que ocurrió en las dos presidencias de su antecesor– la cuestión social ha dominado la pauta política nacional. Brasil es hoy, sin du...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Teatro. En El Galpón: Tres versiones de la vida

A ciencia falsa

Edición 1941 Suscriptores
La demanda por daños climáticos contra una de las cementeras más grandes del mundo

Goliat de hormigón

Cultura Suscriptores
Diálogos sobre la mente entre artistas visuales y científicos uruguayos

Encuentros en los confines del misterio

Edición 1941 Suscriptores
La ocupación de Palestina y sus «ciclos» de dolor

Morir en Jerusalén

Edición 1941 Suscriptores
Comienza el segundo proceso constituyente en Chile

Los cabos del amarre