Un silencio compartido - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Un silencio compartido

Rulfo en Uruguay

Juan Carlos Onetti y Juan Rulfo / Foto: Gentileza Fundación Rulfo

Obligado a ganarse la vida, Onetti recluido en su dormitorio madrileño echó mano a sus recuerdos y a sus viejas lecturas para escribir artículos de prensa. En uno de principios de 1979, asociaba libremente a Proust, el pasado perdido y las bibliotecas. Recordó la ocasión en que una nínfula de 13 años se había postulado para ordenar su última biblioteca personal en Montevideo. La chica propuso ordenar los libros alfabéticamente por autor, pero acabó reuniendo “amorosamente –dice Onetti– bajo la letra ‘J’ y tal como estarán dentro de algunos años en el Olimpo, a Joy-ce, Rulfo, Cocteau, Jiménez, Edwards, Le Carré, Swift, Cortázar, Borges, etcétera. Porque aquella niña... desenfadada y orgullosa se tuteaba con el ancho mundo literario, usando los familiares nombres de pila”. No hay por qué dud...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia