Un viaje maravilloso - Semanario Brecha
Edición 1421 Suscriptores

Un viaje maravilloso

Jane Bowles En 1997 Alia Benlloch, una estudiante de 18 años, leyó Un pequeño pecado original, la biografía que Millicent Dillon escribió sobre Jane Bowles. Quedó prendada de esa escritora talentosa, desdichada y desconocida que había muerto en Málaga en 1973, después de una larga enfermedad. Como vivía en Marbella, Alia decidió peregrinar al cercano camposanto de San Miguel a rendir su homenaje. Descubrió un cementerio en ruinas y tapado de basura que estaba a punto de ser clausurado. Iban a construir una autopista y, como no habían sido reclamados por nadie, los restos de Jane Bowles irían a parar a una fosa común. Alarmada, Alia escribió a Paul Bowles a Tánger, pero no hubo respuesta. Entonces pagó de su bolsillo el permiso de traslado de los restos a un cementerio de Marbella y viajó ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Nueva novela de Diego Recoba

Un patafísico en Nuevo París

Cultura Suscriptores
26.º Festival de Cine de Punta del Este

Latinoamérica palpitante

Edición 1997 Suscriptores
Uno de los principales desafíos de Bernardo Arévalo en Guatemala

La justicia secuestrada

Edición 1997 Suscriptores
Bolsonaro y su demostración de fuerza

Se sacó la foto