Cultura Suscriptores

Como una Alicia en el espejo

El nuevo libro de Óscar Larroca (Montevideo, 1962) asume un triple riesgo: apostar al ensayo, hacerlo en temas-problema (cultura, arte, teoría de la imagen) frecuentemente desatendidos en nuestro medio, y (oh, sacrilegio máximo) analizarlos directamente desde la voz de un artista plástico sin intermediaciones de la academia o de teóricos “idóneos” en materia de arte.

Oscar Larroca en la presentación Bisagras y simulacros / Foto: Gentileza Cecilia Larroca

“La ilusión había quedado vencida al fin”
Alejo Carpentier. Los pasos perdidos, 1953.
 No es poco frecuente (quizás tampoco demasiado feliz) abordar el comentario de un libro refiriendo a otros, y esta advertencia (suerte de apertura de paraguas premonitoria) le estaría además restando misterio a lo que a continuación se leerá. Sin embargo, encontrar que una primera lectura de los ensayos de Óscar Larroca funciona como vehículo hacia ideas de Carlos Real de Azúa sobre el ejercicio de la opinión, o de Georges Didi-Huberman sobre las rupturas que el análisis de la imagen genera sobre la historia del arte, no parece tan desatinado. Es que el complejo escenario de “realidades” (virtuales, miméticas, “reales”) sobre el que los ensayos recopilados en Bisagras y simulacros buscan concientizar, ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente