Mundo Suscriptores

¿Una dictablanda?

En los últimos tres meses el gobierno de Turquía ha puesto a 34.087 personas bajo custodia, más de 39 mil presos comunes fueron liberados para hacer lugar en las cárceles; 93 mil funcionarios han sido suspendidos y 59.841 despedidos. Además, 934 escuelas fueron cerradas, 15 universidades clausuradas, así como 1.225 asociaciones, 35 hospitales y 104 fundaciones están intervenidos. ¿Cómo se llama eso?

Los periodistas del periódico Cumhuriyet permanecieron frente a la redacción durante un operativo policial, el 31 de octubre / Foto: Afp, Ozan Kose

En este contexto fue aplazada la visita de Juan E Méndez, relator especial de la Onu sobre la tortura. John Dalhuisen, director de Amnistía Internacional para Europa, manifestó: “El aplazamiento de esta visita supone un revés para quienes se preocupan por los derechos humanos en Turquía. Tras el fallido golpe de Estado de julio pasado, han surgido indicios creíbles de que se estaba sometiendo a detenidos a palizas y torturas en centros de detención, tanto oficiales como no oficiales. También ha habido denuncias de grave hacinamiento y malas condiciones de reclusión en muchos centros de detención de todo el país”.

Octubre no fue distinto para el régimen de Recep Tayyip Erdogan: el 31 de este mes cerraba con una nueva arremetida contra una de las últimas voces disidentes: la policía inter...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
La expansión de La Tahona por el norte del país

Aparte

Sociedad Suscriptores
Los sumarios en el Liceo N.º 1 de San José

Defensa activa

Sociedad Suscriptores
Con Federico Álvez, doctor en Historia

Santa laicidad

Sociedad Suscriptores
Los recortes en la ANII

No innovarás

Cultura Suscriptores
Con Beatriz Santos Arrascaeta

«No es fácil exponer la vida»