“Una máquina de aplastar a los otros” - Semanario Brecha
Edición 1642 Suscriptores

“Una máquina de aplastar a los otros”

“Mediante prácticas sistemáticas de torturas, tratos degradantes y humillaciones, el Estado violentó los más elementales derechos”, puede leerse en la sentencia del juez de lo Contencioso Administrativo, Gabriel Ohanian, que en abril dispuso una reparación de 2.550.000 pesos a la madre de uno de los adolescentes privados de libertad en el ex SIRPA.

—No son muchas las familias de los adolescentes –que padecieron torturas mientras estaban privados de libertad en el Sirpa– que apelan buscando una reparación. ¿Qué aspectos explican que no sea un mecanismo más usado?

—Para mí fue una novedad. Desconozco si hay algún caso similar en el Interior, pero es relativamente novedoso. Evidentemente, el segmento de público que selecciona el sistema penal juvenil es el más vulnerable de la sociedad. En algunos casos no hay conciencia ni siquiera del derecho propio, entonces la cultura del reclamo, de la reivindicación de los daños y perjuicios, tal vez no esté instalada en esos sectores.

—Varias organizaciones sociales proponen que se cree un organismo independiente para patrocinar estas causas, que no tenga limitaciones para ir contra el Esta...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2008 Suscriptores
El «caso Spektorowski» y sus derivaciones

Cuestión de límites

Edición 2008 Suscriptores
Oficialismo apura nueva ley a medida de los grandes medios de comunicación

Haz lo que yo digo

Edición 2008 Suscriptores
Pereyra, el Álvarez Cortés y el revival de los dos demonios

Acá no pasó nada

Edición 2008 Suscriptores
Desregulaciones en el sector de transporte terrestre de carga

Rutas de nadie

Edición 2008 Suscriptores
Zelmar Michelini en 1972

Antes de febrero